REINGENIANDO ANDAMOS

En  días pasados se aumentó el salario mínimo en un 3.364,2%, este aumento que en cuanto proporción y en tanto al impacto generará un alza de precio en los servicios, además del obvio aumento en la nómina de los condominios dentro de los centros comerciales, dando como resultado un considerable aumento en los gastos comunes a pagar por parte de los locatarios.

La cuantía del aumento ha sido tal que aun cuando solo repercute en el sueldo mínimo, repercutirá prácticamente en toda la nómina con todos los trabajadores, considerando que no eran muchos los trabajadores que ganaban montos superiores a BsS 1.800, lo cual empieza a generar un marco de discusión, preocupación y sobretodo acción.

Ante esta situación muchas empresas, reaccionando nerviosamente, contemplan el cierre, temporal o definitivo, pero en el ámbito de condominios la cosa es distinta, en primer lugar porque un condominio no puede cerrar temporal o definitivamente, tiene que seguir y no puede escapar a la situación, debe reingeniarse.

Sorprende que la reacción de muchos condominios es la de contemplar despidos a los trabajadores, pero ¿qué hacer para sobrellevar lo que se viene? Debemos contemplar que opciones hay múltiples, agresivas y pasivas, pero se deben de tomar en cuenta todos los factores, el hecho de despidos masivos, algo que para un condominio es difícil por la inamovilidad laboral, la opción más llevadera es la de solicitar la renuncia de un trabajador, tenga en cuenta que por más que se negocie termina siendo irrisorio, pues aguantando unos días ya su liquidación se carga con los nuevos pasivos laborales que elevan el monto de una forma tal que no tiene sentido aceptar cualquier negociación posible.

Este entorno hostil nos lleva a plantearnos cuales alternativas podemos ejecutar para evitar una gran carga en los gastos comunes, haciendo referencia especial en los centros comerciales, tomando en cuenta que los comerciantes, ya heridos con ventas bajas, alza de costos, cargarlos con un alza de gastos comunes desproporcionada los deja sin margen de maniobras, sacando cuentas a la ligera los gastos comunes se pueden aproximar a cuatro  o cinco veces más, como mínimo, del ultimo corte, no solo asfixiaría al concepto de gastos comunes ya enfermo y buscando recortes, sino que genera otro azote para un sector ya golpeado.

De esta manera es importante que Administradora, Junta de Condominio y Comité Paritario de Administración de Condominio trabajen como un todo, y en lugar tratar de reducir los gastos del condominio de forma efectiva generen ingresos que neutralicen los gastos, pero ¿Cómo reducimos algo que aumentará y está en constante aumento? La respuesta es simple, no olvidemos nunca que los centros comerciales son entes que deben de estar atentos a los múltiples cambios que afectan a su entorno y funcionamiento, por lo cual buscar las maneras de generar mayores ingresos para el condominio se encuentran dentro de sus múltiples herramientas, como lo son arquitectura comercial, marketing comercial, entre otros, la publicidad es una gran opción para generar ingresos, de tal forma que se deben encontrar nuevos espacios para el uso de la misma, abrirse al ingreso de publicidad de marcas o productos que no pertenezcan al centro comercial, en fin retomar la partida publicitaria, buscar ocupar los espacios disponibles y generar nuevas oportunidades generará ingresos constantes que ayudarán a reducir la facturación de los gastos comunes de forma significativa.

Generar nuevos espacios para rentar en las áreas comunes, es decir, la colocación de kioscos o stands, temporales o permanentes es una fuente de ingresos constantes, esto sin contar las de fuentes de trabajo y optimización de espacios comerciales que produce, estos kioscos o stands al no estar dentro del documento de propiedad horizontal genera un ingreso directo al “condominio”, descargando parte de los gastos en la responsabilidad del pago a los locatarios.

Otra oportunidad de negocio son las áreas del centro comercial como es el caso de los estacionamientos, plazas y otros, establecer eventos dentro de los estacionamientos, más aun teniendo en cuenta que los mismos no se están llenando al pleno actualmente, como por ejemplo un evento de foodtrucks generará ingresos alternativos, ferias de cualquier tipo o exposiciones aumentarán no solo en ingresos sino en visitantes.

En estos tiempos es bueno aplicar una reingeniería en nuestros sistemas de gastos y costos, pero fundamental en nuestros sistemas de ingresos, de lo contrario estamos condenados a sumergirnos en un foso de gastos sin límites, tan solo la meta que involucraría establecer que con la publicidad, el alquiler de espacios y otros generen suficientes ingresos para el pago de nómina se estaría descargando un gran porcentaje de los gastos comunes en beneficio del inmueble, evitando el detenimiento del mismo por faltas de pago o elevadas sumas en la facturación de los gastos comunes, hay que trabajar para mantener el fiel mantenimiento del centro comercial y sus áreas, para no perder visitantes y sobretodo sobrellevar la tormenta, teniendo en cuenta que puede que escampe pronto, evitemos ser arrastrados por la misma.

GRUPO CIEC

AGOSTO 2018

EL BULEVAR COMERCIAL: conceptualizando un centro comercial de área urbana

No todo lo que entendemos01_ne como centro comercial significa estrictamente un inmueble en particular único, si nos fijamos en definiciones y clasificaciones de centros comerciales el punto en común en todas estas es la referencia a alguna forma o tipología de aglomeración de la oferta detallista o retail.

Bajo este argumento, la Asociación Española de Centros Comerciales (AECC) define a los centros comerciales como: “un conjunto de establecimientos comerciales independientes, planificados y desarrollados por una o varias entidades, con criterio de unidad, cuyo tamaño, mezcla comercial, servicios comunes y actividades complementarias están relacionadas con su entorno, y que dispone permanentemente de una imagen y gestión unitaria.”; y para la International Counsil of Shopping Centers (ICSC) un centro comercial “es un grupo de negocios minoristas y otros establecimientos comerciales que son planificados, desarrollados, pertenecen y son administrados como propiedad única.”

De ambas definiciones se puede destacar que no se señala que la concentración de los negocios esté bajo una única estructura o inmueble en particular, lo que SÍ genera la consideración especial de centro comercial  es la administración o gestión unitaria.

Ahora bien, en reiteradas vecesdescarga-1 hemos comentado que no toda la cartera inmobiliaria comercial en Venezuela pertenece a los centros comerciales, en específico a los malls, notablemente es una falsa creencia que la actividad de retail del país se desarrolla en dichas plazas, sólo un 20% de los metros cuadrados dedicados al retail están dentro de los malls. (ver: http://grupociec.com/blog/wordpress/2015/12/18/promotores-inmobiliarios-dan-una-mirada-al-mercado-comercial/) El 80% del mercado está en locales comerciales denominados “a pie de calle”, en avenidas, calles y bulevares, entre otros, los cuales no cuentan con organización alguna y muchos de los comerciantes alardean de las múltiples ventajas de no estar organizados ya que como muchos argumentan “aquí no hay centro comercial que imponga las normas, abres y cierras cuando quieras…”

Lo cierto es que estas “ventajas” del comercio de calle es la primera desventaja que se genera, la falta de coordinación y organización entre los comercios de una cuadra o bulevar puede ser el fracaso de un negocio u otro como tal, recordemos que en la unión esta la fuerza y la coordinación entre diversos negocios es la clave para lograr no solo la mixtura comercial, sino la satisfacción de cada uno de los clientes o transeúntes de la zona.

El grandioso clima que concentran muchas ciudades del país genera el ambiente más que adecuado para el establecimiento de los denominados Centros Comerciales de Área Urbana, el ejemplo más significativo lo representa el Bulevar de Sabana Grande el cual emerge como  uno de los puntos comerciales más importantes del país, todos buscan y quieren estar ahí, el punto comercial es increíblemente concurrido en todos los días de la semana. Sin embargo, el mismo carece de ciertas comodidades y argumentos comerciales que no concuerdan con su instancia.

antes-2No es un secreto, y sin ánimos de entrar en política, que la municipalidad y otros organismos públicos se encargaron hace unos años de elaborar una “recuperación” del bulevar, en el mismo se puede caminar con plena comodidad y se pueden observar un espacio destinado realmente al comercio.

La concepción generada a raíz de dicha imagesrecuperación debe ser seguida de una serie de misiones o planes que desde la óptica del presente autor no se han generado, y al parecer ni se han contemplado. La municipalidad y comerciantes deben ponerse de acuerdo para formar lo que representaría un centro comercial de área urbana, generando en principio una única administración para todos los espacios, yendo más allá de una simple unión de comerciantes o de una inversión en caminerías, esculturas y adecuación de los espacios públicos, hablamos de generar un proyecto donde se comprendan las siguientes estrategias:

  • Evaluación de las necesidades
  • Realización de un balance diagnostico
  • Constitución de una asociación
  • Obtención de resultados cuantificables
  • Preparación del plan de acción

Las actuaciones deben estar dirigidas a:

  • Reforma de viejos edificios y otros espacios públicos
  • Peatonalizar las calles más importantes
  • Reurbanizar los espacios conjugando la practicidad con la estética
  • Ampliar las aceras y reformar el mobiliario urbano
  • Fomentar no sólo la actividad comercial sino también la instalación de asociaciones culturales, colegios profesionales, etc.

cam00229Muchas de las características y necesidades se conjugan en el bulevar de Sabana Grande, algunas ya se han llevado a cabo como peatonalización de las calles, pero observamos que la ambientación del bulevar no es la idónea con árboles frondosos y de baja altura que impiden no solo la visual de las tiendas, sino hasta la misma circulación de peatones, se nota que los actores del mismo actúan de forma ineficiente en organización y coordinación, los comerciantes deben ser tomados en cuenta, no olvidemos que el comercio es lo que sobresaliente en el sector por eso los establecimientos comerciales no deben ser vistos como son simples galerías y vitrinas, actores secundarios, son los actores principales, entes vivos y cambiantes.  Ya parte del trabajo se ha realizado en Sabana Grande con la restauración realizada hace algunos años, encontramos un bulevar totalmente peatonal, con buenas zonas para caminar, bancos y hasta uno que otro parque infantil, sin embargo esto debe ser visto como un punto de partida, aún hay mucha tela para cortar que permita al comercio crecer de forma ordenada y exitosa, una mejor vista comercial y miras a un mejor aprovechamiento no solo de los espacios públicos sino de todo los actores del Bulevar de Sabana Grande puede presentarse como un plan piloto que sirva de ejemplo para muchos cascos históricos y avenidas comerciales del país, no todo mall tiene que tener un techo…

Grupo CIEC

Octubre 2016

PUBLICANDO Y NEGOCIANDO UN INMUEBLE COMERCIAL

img1El mercado inmobiliario es profundo y complejo, por contrario de muchas creencias populares, no todo es el arte de vender o saber vender como corredor inmobiliario, el corredor inmobiliario no solo debe estar participando en las negociaciones, sino que debe ser el viento a favor y de ninguna manera un agente entorpecedor. Todo corredor debe conocer los vestigios y detalles del sector de mercado dentro del cual se está desenvolviendo, por esto, al comercializar un local comercial debe tenerse en cuenta los detalles especiales y particularidades de este tipo de inmuebles, recordemos que el mercado inmobiliario tiene cinco ramas: residencial, industrial, empresarial (o corporativo), turístico y comercial (ver: http://grupociec.com/blog/wordpress/2015/12/18/promotores-inmobiliarios-dan-una-mirada-al-mercado-comercial/), todas ellas con características únicas y especiales que causan una gran distinción según el mercado, variando desde el público objetivo hasta lo que debemos publicar.

La oferta de un local comercial debe ser dirigida al público comercial, haciendo valer la redundancia, nos referimos a los comerciantes, quienes tienen características como clientes muy diferentes al caso de los clientes en inmuebles residenciales (por decir el mayor mercado inmobiliario); y en mayor medida al momento de entrar en fase de negociación. Se debe usar el lenguaje que ellos usan, evitar referencias de inmuebles erradas, como lo suelen ser: “bonita vista”, “local muy bonito” o “única oportunidad”, así como otras tantas frases donde el producto pareciera cualquier cosa menos un inmueble “compre para ganar”, “gran oportunidad”, “invierta”, entre otras cosas.

nichos-de-mercadoAl realizar la oferta en los distintos medios en los cuales ofrecerá el local comercial se debe, en primer lugar, sectorizar el inmueble esto es seccionar el inmueble y encasillarlo en qué rama del mercado se encuentra (si es un local comercial, una oficina, una casa, etc.), una vez sectorizado el inmueble inmediatamente se sabrá el público objetivo, buscando de esta forma generar un mejor alcance, además de uno adecuado.

El lenguaje a utilizar es muy importante, recordando que nuestro público objetivo leerá lo que escribimos, si no entiende lo comunicado se habrá realizado mal la tarea, de tal forma que en los inmuebles comerciales tenemos como público objetivo a los comerciantes, a estos no les importa la “bonita vista” que pueda tener el local comercial, tampoco si el mismo tiene o no los baños recién remodelados, lo cual no le representa una prioridad o siquiera una necesidad, le importa es la funcionalidad, el punto comercial, el comerciante buscará la rentabilidad que el local pueda generar, siendo la ubicación el principal referente a analizar son las características técnicas como área (bruta y neta), altura y tamaño de la fachada lo que quiere conocer.

Una de las grandes fallas suele ser la escasa o Tus-debilidades-e1392103374353falta de descripción del inmueble comercial, la falta de detalles en la venta del fondo de comercio, carencia de datos relevantes del local comercial como son ubicación dentro del centro comercial (en caso que aplique), carencia de conocimiento de detalles importantes como fachada, frente, altura, profundidad, entre otros. La carencia de fotos de zonas de importancia y el exceso de fotos en lugares de baja importancia suelen entorpecer una buena publicación, es decir, el priorizar áreas como baños o depósitos y dejar áreas como fachada e interiores por fuera o con menor exposición suelen hacer escueta la publicación y falta de información, sin contar fotos donde no se entiende cuál es el local comercial ofertado.

Sectorizando, lenguaje claro y una buena descripción son la columna vertebral de toda publicación, siendo claros y precisos se lograran mejores y mayores resultados en tiempos idóneos, además de generar el “click” deseado con el receptor que se quiere atraer. Los detalles son importantes y el conocer las especialidades de cada mercado genera mejores resultados, no cometiendo errores a la hora de comercializar u ofrecer un producto, ser profesionales en lo que se hace no significa hacer todo lo que se nos presenta como producto.

A la hora de publicar una oferta de un local comercial no olviden tener en cuenta los siguientes tips:

  • La oferta del local no es igual a la residencial
  • Un inmueble comercial muestra un “punto de venta”, no una calidad de vida
  • Se muestra el local, no el contenido del inmueble
  • Describir el inmueble bajo lineamientos técnicos
  • Enfocar al público objetivo (comerciantes)
  • Tener en cuenta que no se vende “un sueño sino un negocio
  • Lo primordial es el punto comercial
  • El comerciante suele ser calificado y conocer además del mercado inmobiliario

Finalmente, recuerden que para marcar la diferencia no siempre hay que hacer grandes cosas, a veces sólo un paso es suficiente. Como dijo el renombrado filósofo griego Sócrates: “Es mejor hacer un poco y bien que mucho y mal”.

Grupo CIEC

Agosto 2016