LO QUE DICIEMBRE SE LLEVÓ

Pasó diciembre con una de las crisis económicas de las más grandes conocidas en nuestro país y esperando un año cuyo horizonte pinta aun más dureza para los comerciantes y ciudadanos. Ha llegado el momento de hacer memoria y cuenta de lo que nos dejó el último mes del año, obviando las ventas, tenemos:

Un nuevo ataque por parte de los organismos gubernamentales a comerciantes donde la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (SUNDDE) obligo a realizar la denominada “oferta SUNDDE” de hasta un 50% sobre el precio establecido por el establecimiento comercial. Es lamentable, pero esto ya no sorprende a nadie, ya se pierde la cuenta de cuantos años consecutivos en la época decembrina se realizan esta clase de “operativos”, ¿Cuál fue la diferencia este año? Los comerciantes decidieron cerrar las santa marías y cual aquel diciembre de 2002, en algunos sectores del país, no abrieron establecimientos comerciales, el supuesto mejor mes de ventas del año y los comerciantes de vacaciones….; es menester señalar que en este momentos los comerciantes deben buscar unirse más que nunca, el ataque fue básicamente realizado a locales a pie de calle, los establecimientos en los centros comerciales permanecieron prácticamente intactos, en la unión esta la fuerza y quizás, también, la negociación.

Ahora bien, como en el cuento de la pulga y el piojo “si no es por el descuento es por el dinero”, no bastando lo anterior se atacó a los comerciantes por manejar o poseer cantidades de dinero en efectivo llegando a decomisar en un solo día, en una sola ciudad una cantidad que abarca los Bs. 13.604.000, en 200 comercios, por decir uno de los operativos, abriendo expedientes penales y básicamente quitándole los recursos producidos por los establecimientos comerciales, pues es de suponer que una charcutería, panadería, abasto, entre otros, no se robaron ese dinero y que los consumidores pagan en efectivo, luce simplemente  que debemos suponer que los comerciantes son criminales, este tipo de actos no son otra cosa que una criminalización sistemática del comercio, resulta ser que el comerciante por el hecho de realizar actos de comercio es un delincuente y le pueden realizar aperturas de expedientes penales por el simple hecho de hacer su trabajo, una situación muy grave pues destruye al comerciante y, por ende, al comercio.

Para hacer el cuento largo corto, cerramos con el Bono del “Niño Jesús”, que no solamente le van a pagar un mes después a los establecimientos comerciales sino que todos los días le modifican y crean nuevos pasos, lo último tienen que afiliarse a Valeven para poder canjear el bono en Bolívares, esto sin sumar aquella mercancía que fue “transada” (porque decir “vendida” suena temerario) bajo estos términos probablemente no pueda ser repuesta en buen término por las condiciones impuestas, dejando a los comercios sin mercancía y sin dinero.

Al final de la época decembrina parece que solo nos deja quejas y problemas, nuevamente se ha atacado al comerciante que pretende aguantar de alguna u otra forma esta difícil situación, todo termina pareciendo una guerra donde el comerciante es el tirano y el enemigo a batir, no queda otra que esperar que este 2018 mejore la situación, para el resurgimiento del comercio en el país, buscar aliados será fundamental y prepararse para el próximo diciembre. Conservando la mente siempre en positivo esperemos que los cambios en materia económica para este entrante 2018 sean los adecuados, permitiendo que todos los sectores se activen en pleno, nutriendo y satisfaciendo las condiciones del mercado, al final del día solo queda preguntarnos ¿debemos seguir apostando a pesar del hostigamiento o debemos retirarnos cuando podemos estar cercanos a una transición?

GRUPO CIEC

ENERO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *