SÚPER PAPÁS VAN AL SÚPER

 

Foto AFP / Nicolás Asfouri

Se ven cada vez en mayor número, se detienen frente al área de las verduras envueltos en una especie de introspección al revisar la lista del mercado, levantan la mirada y vuelven a revisar la lista, están por descubrir algo trascendental, la diferencia entre acelga, cilantro y el celeri. ¡Son los Súper papás que van al Súper! les ha tocado, han sido los elegidos en sus hogares para surtirlo en medio de una pandemia que aún no termina.

Entendiendo la responsabilidad que lleva esta tarea, queremos darte 5 tips para hacerlo correctamente y en el menor tiempo posible:

1)      Lista del Mercado (En orden): Por regular vamos a hacer el mercado de contingencia en el supermercado más cercano a casa, el que más visitamos y mejor creemos conocer, nuestras esposas generalmente tienen un mapa mental de la estructura del mercado, solo pídele que por favor te haga la lista; o mejor aún háganla juntos, en el orden del recorrido, eso evitará perder tiempo revisando la lista de arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba. También resulta muy útil dividirla por sectores (Frutas-verduras/ Víveres/Lácteos/Carnes).

2)      Estudiar la lista: El sitio de mayor estrés para el hombre dentro del mercado es el área de las verduras, es un legado genético de nuestros ancestros cazadores, generalmente sentimos mayor afinidad escogiendo la carne que los vegetales. Pues bien, haz un esfuerzo y usa la tecnología a tu favor, busca lo que no comprendas. Recuerda que no estás solo; las búsquedas en internet de palabras claves como: verduras, vegetales, hortalizas, lista de mercado, delivery, han aumentado significativamente durante el mes de abril 2020. Incluso, servirá para darte cuenta la cantidad de nuevos conocimientos que puedes adquirir ¿Ya sabías la diferencia entre vegetales, verduras, hortalizas y legumbres?

3)      Revisa los precios en línea: Si tu mercado tiene tienda en línea, revisa los precios antes de salir de casa, no lo dejes para el súper, sólo piensa que tendrás la mascarilla, guantes, el estrés de tocar el teléfono con las manos sucias, te dará calor, sudarás, tienes gente a tu alrededor, haz la tarea, revisa los precios antes y si gustas coloca la referencia en la lista de mercado, que por lo antes expuesto es mejor en papel. Te podrás preguntar en este punto: ¿Por qué revisar los precios en línea si la tienda tiene los habladores? Pues, por la misma razón que debes empaparte de conocer bien los vegetales: Con menos personal por la pandemia del coronavirus y la crisis del transporte, los supermercados no le están prestando mucha atención a tenerlo todo “bonito y en orden”, simplemente no pueden, en muchos establecimientos, incluso no funcionan los verificadores de precio, lo cual te hace dudar en la escogencia, por ejemplo, si hay 3 marcas de harina de maíz y ninguna tiene precio, te costará tiempo decidir cuál llevarás y terminarás eligiendo al azar.

4)     Escoge bien las frutas y verduras: Ahora si entendemos porqué nuestras esposas y madres dedican tanto tiempo del mercado a este sector. No es tan fácil como parece, sobre todo en un momento donde la preselección previa por parte de las cadenas de supermercados no es para nada rigurosa.

Freepik.es @demonna

Usa los sentidos:

-Vista: Lo primero a revisar es la frescura, el color y el aspecto son claves, una berenjena por ejemplo debe tener un color intenso, nunca pálido.

-Tacto: En este punto es importante revisar que no haya ningún hueco en la concha, hueco es igual a gusanos y no es momento de llevar visita a casa, la superficie además debe sentirse lisa (Siempre que aplique), para usar el mismo ejemplo de la berenjena, una cáscara puede tener un color intenso pero si está arrugada es antónimo de frescura.

Hay frutas muy fáciles de detectar al tacto, estas son las blandas: lechosa (papaya), melón, mango, cambur, níspero entre otras, aquí la señal es fácil, si está muy blanda como para que se hundan tus dedos, olvídate de ella. Un buen truco  es comprar las frutas verdes, así durarán más en casa y no tendrán que comerlas todas en un frenesí de ¡Coman rápido que se dañan!

-Olfato: Generalmente es muy importante, pero recuerda que llevarás un tapabocas y la verdad es que nadie querrá ver otras personas acercándose todo a la nariz, tenemos que confiar en nuestros otros sentidos.

5)      Toma un tiempo para respirar: Estás a mitad del recorrido, sólo quieres terminar, marcharte y llegar a casa: ¡Respira! Recuerda que mientras mejor hagas la compra más alargarás el tiempo para la próxima visita. No se trata de comprar de todo en grandes cantidades (Si el bolsillo te lo permite), se trata de comprar en forma inteligente y organizada.

Esperamos que estos sencillos consejos te sirvan de ayuda y sirvan también para que sepas que no estás sólo, son centenares de súper papás que van al súper en tiempo de pandemia. La mayor recompensa es ver la cara de felicidad de tu familia cuando vuelves, lo más importante, además de abastecer el hogar, es ese gran abrazo que se da la familia ¡Claro! después de que te han desinfectado de la cabeza a los pies, bañado y cambiado de ropa.

Nota: No quisimos incluir en este artículo a las súpermamás, por la sencilla razón de que siempre han sido heroínas, no necesitan guías, ni tips, para nosotros; todo lo saben y de ellas aprendemos todos los días.

Grupo CIEC

Abril 2020

EL CORONAVIRUS Y SUS CONSECUENCIAS COMERCIALES ALQUILERES: HOY MÁS QUE NUNCA ¡ABRIR LAS COMUNICACIONES!

Todos toman medidas

Hay razones para creer que las consecuencias económicas serán más duraderas que la pandemia del Covid-19 en sí misma, en ese sentido, todos los gobiernos están tomando medidas de acuerdo a la capacidad y necesidades de sus países.

Las medidas que toma Venezuela

En Venezuela, en medio  de una cuarentena que se cumple a medias y un sistema de salud precario, el pasado domingo 22 de marzo, Nicolás Maduro tomó una serie de medidas económicas, entre las cuales decretó la suspensión de pago de alquileres por seis meses para viviendas principales y locales comerciales, asimismo anunció que evaluarían medidas compensatorias para los propietarios.

Esta y las demás medidas tomadas, tienen un elemento en común: “No son de estímulo”, más bien colocan la carga en algunos de los particulares en aparente beneficio de otros particulares, sin tomar en cuenta las realidades de cada uno. Básicamente el gobierno espera que el sector privado aguante (Más de lo que ya ha resistido). Se evidencia la poca capacidad de acción del gobierno, respondiendo con medidas que ya en el pasado fueron más problema que solución.

Alguien pudiera esperar que estas medidas compensatorias que anuncia el Ejecutivo como aliciente para los propietarios, pudieran equilibrar el daño causado a un arrendador que ha dejado de cobrar la renta, no obstante ¿Podemos esperar coherencia de lo incoherente? Pues, los 7 años de gobierno de Maduro, nos indican que no.

La finalidad del arrendamiento y la fuerza mayor

Debemos recordar que la naturaleza del arrendamiento, es que una persona cobre una renta a otra por el uso de un bien. Es un acuerdo privado que hacen las partes y son las partes las que deben entenderse ante una causa que impida el cumplimiento del contrato. La ley y los contratos lo llaman fuerza mayor y es un salvavidas que se brinda ante eventos imprevistos como éste. En ese sentido, es razonable que mientras dure la cuarentena y los comerciantes mantengan sus negocios cerrados, no se cobren alquileres.

El día después del aislamiento

Ahora bien, terminada la cuarentena, es de entender que se reanuden las obligaciones de las partes. Es probable que arrendatarios se acojan al decreto y no deseen pagar renta. Sin embargo, consideramos que no es una decisión inteligente, sucedió un caso similar en 2013, cuando el gobierno congeló los alquileres comerciales, muchos arrendatarios se acogieron al decreto aunque el monto fijado fuera absurdo, mientras que otros comerciantes tuvieron la visión de negociar con sus arrendadores ¿Qué sucedió?, quienes se acogieron al decreto esperaron la terminación de su contrato y se les dificultó volver a alquilar locales, muchos de ellos se quedaron sin negocios o se redujeron considerablemente, mientras que quienes negociaron con sus arrendadores, pudieron resistir mejor la crisis en los años siguientes.

No sabemos qué sucederá, pero prevemos que vuelva a ocurrir lo mismo, habrá quienes negocien y quienes se apeguen al decreto. En todo caso, hay que recordar que la relación arrendatario-arrendador, es netamente privada y que alguno de ellos alegue el designio de un tercero, será perjudicial para su relación, sino compárelo con un matrimonio.

No todo cabe en el mismo saco

Además, cada caso es diferente. Hay algunos sectores que no se han detenido, alimentos y medicinas, básicamente, por ello, estos arrendatarios deberían seguir cumpliendo con sus obligaciones. No es igual ser el arrendador de un automercado que de un pequeño restaurante. Así como el comerciante necesita trabajar para pagar la renta y tener ganancias, el arrendador necesita el pago de su arrendamiento, debemos considerar que el alquiler es el ingreso de muchos que invirtieron parte de su patrimonio para buscar rendir créditos de dicha inversión a mediano y largo plazo, esto sin contar que muchos viven de dicho ingreso.

Negocie, negocie y negocie

A estas alturas del juego, deberíamos haber aprendido que las ayudas casi nunca ayudan. Creer que una parte es débil e intentar protegerla del aparentemente fuerte es parte de la triste concepción que nos trajo hasta acá, la constante intervención del Estado paternalista nos ha dejado más distorsiones que beneficios; y debemos entender que este es el momento de los particulares. La recomendación en todo caso será: NEGOCIE.

Y Hágalo pensando en futuro.

 

GRUPO CIEC

MARZO

UNA EXTRAÑA SENSACIÓN DE BIENESTAR

Nos agarró el primer trimestre del año 2020 pero es recién que se le empieza a ver la costura a lo que fue el 2019, para algunos un año en que la situación Venezuela cambió, si entramos a analizar en detalle el año podemos llegar a una conclusión de que la situación empeoró, un año paso desde el “Apagón Nacional” del cual aún se sufren los efectos, sobretodo en el interior del país, esto sin contar el impacto en la economía, producción y tiempo laborable que se llevó. Sin embargo, muchos sienten que esta sensación de bienestar parece no ser más que una burbuja, pues su falta de fundamento y bases la hacen ver como tal y no presenta razones que nos lleven a la respuesta de la gran pregunta ¿Mejoró la situación de Venezuela? ¿Qué factores nos llevan a pensarlo?

EL “EFECTO GUAIDO”

Se denominó “Efecto Guaido” al impacto generado en la esperanza de los venezolanos causada por el presidente de la Asamblea Nacional y  el múltiple apoyo internacional demostrado hasta hoy. Este efecto impactó en las aspiraciones y los precios de los inmuebles, en este caso los inmuebles llegaron a subir un 30%, lo cierto es que pasado el primer semestre para el cierre de 2019 encontramos que dichas expectativas volvieron a ser las mismas que se presentaban en 2018. Poco a poco la ilusión y expectativas se han ido apagando, la luz al final del túnel está más lejos de lo que se creía.

AUGE DE LOS BODEGONES

La gran situación de escasez  y la necesidad de cubrir las múltiples carencias de alimentos, que llegaron a ubicarse por encima del 60% generaron el sitio idóneo para la proliferación de los Bodegones, si se le suma que Venezuela vive un periodo donde la inflación supera a la devaluación, creando que el poder adquisitivo del dólar se vea mermado en los constantes incrementos de precios, presentando productos importados a precios competitivos o hasta más económicos que los nacionales.

De esta forma los bodegones se establecieron como los minimarket del momento, y es importante señalar que hoy en día los productos ofrecidos básicamente no forman parte de la cesta básica,  es que en los bodegones las 6 categorías más importantes son chocolates, shampoo y acondicionador, cereales, galletas, snacks y desodorantes…

Los bodegones se presentaron como una solución para un problema específico, sin embargo hoy son el portafolio de productos donde los comercios regulares es limitado, inexistente, o simplemente más caro. Si bien, hoy nos resulta que las condiciones para el crecimiento de los mismos están presentes, la pregunta que acompaña todo esto es ¿Cuántos bodegones más puede soportar el mercado?¿seguirán siendo competitivos los productos importados?

Recordemos que el público objetivo de estos es reducido, una vez satisfecha dicha demanda no se presentarán los números que vemos hoy, por ende veremos la reducción de los bodegones o su misma desaparición, así como llegaron.

DOLARIZACIÓN DE LA ECONOMÍA      

Es común que tras la debacle del bolívar muchos busquen refugiarse en una moneda más fuerte, en este caso el dólar,  comparando en 2019 el dólar se buscó tres o cuatro veces más que el bolívar en otros años, según Google Trends en 2019 el dólar fue 12,4 veces más buscado que el bolívar, en 2018 no superaba las 4 veces.

El auge de la facilidad de las transacciones en la plataforma Zelle es simplemente impresionante, esto logra la incredulidad cuando se toma en cuenta que Venezuela no cuenta con ningún banco inscrito en ella y es el segundo país con mayor índice de búsquedas de Bank of América, el cual tampoco tiene sede en el país.

Ahora bien, el gobierno nacional ve esta dolarización (de facto) como una válvula de escape, si muchos creen que las reglas del juego están por cambiar se olvidan que el país sufre una serie de sanciones, represalias en contra del Gobierno Nacional, el cual mientras esté en el poder hace difícil llevar a cabo una dolarización en todo su esplendor, lo que hace que esta dolarización sea desigual y a medias, pues es indeterminado para los productores y comerciantes poder dolarizar sueldos frente a la procura de la moneda, que se presenta en efectivo en el gran porcentaje de los casos, que un pequeño sector de la población pueda acceder a dicha moneda no implica que esté al alcance de todos, tal y como dicen los economistas el hecho de que la población tenga algunos dólares, no significa que haya aumentado su poder de compra.

PLANO GENERAL

Muchos no toman en cuenta más que los bodegones, las expectativas o la dolarización de facto, lo que realmente no evalúan es el plano general, de hecho algunos hablan de términos de inflación en dólares manejando erróneamente múltiples conceptos como lo son devaluación e inflación, pero lo cierto es que la estimación del Fondo Monetario Internacional (FMI) es que la economía venezolana se contrajo un 35% en 2019, 4,5 millones de venezolanos han salido del país y según el mismo órgano, la estimación de la inflación es del 200.000%,cifras que en ningún momento dan síntomas de mejoría.

No obstante, las condiciones del mercado son y seguirán siendo desfavorables para los vendedores, al menos por un buen tiempo, pues existe un excedente de mercado, espacios vacantes o disponibles, que se calcula que en un plan de recuperación económica llegase a absorberse en unos 15 años; en la actualidad existen alrededor 110.000m2 de oficinas en proyectos recién terminados o en construcción en vacancia, más de 200.000m2 disponibles en locales comerciales, y otros 200.000m2 de vivienda, cosa que tampoco demuestra bienestar, oferta de inmuebles crece cada día, mientras que la demanda sigue en el mismo estado de 2018.

Teniendo en cuenta lo anterior podemos concluir que esta sensación de bienestar no es más que una efímera sensación de aquellos que no están viendo el bosque, sino que ven el árbol.

 

Grupo CIEC

Marzo 2020

Nueva web de Inmobilia.com: enfocada en facilitar el negocio inmobiliario

Después de 22 años dedicados a la promoción inmobiliaria, este 2020 se reinventan con nuevas funcionalidades en su sitio web. Estamos hablando de la nueva web de Inmobilia.com, que ahora ofrece nuevos servicios para facilitar el trabajo de asesores e inmobiliarias.

David Quiñones es senior full stack developer y COO de la compañía, con su experiencia ha liderado todo el proceso de desarrollo que hay tras el nuevo sistema que exhibe el portal. Según nos explica, el objetivo del cambio tiene un solo norte: conectar de una forma eficiente a anunciantes con potenciales clientes.

“Con el equipo de desarrollo, tenemos más de un año trabajando en la nueva web de Inmobilia.com. La nueva propuesta tienes varias fortalezas, pero las podemos resumir en tres. La primera: tenemos una nueva y actualizada base de datos, más rápida y segura, para resguardar los datos de inmuebles, propietarios y asesores inmobiliarios. La segunda: reprogramamos todo el portal con tecnología de última generación para hacer posible la conexión entre las búsquedas de inmuebles con los asesores e inmobiliarias que cuentan con ese perfil de inmuebles. La tercera: tenemos un nuevo panel administrativo que facilita y hace más grata la experiencia de los usuarios”.

Quiñones explica que la inteligencia de datos que se ha incorporado al portal es la base para el nuevo servicio ¡Lo buscamos por ti!, el cual inicialmente opera solo en Guatemala. Sin embargo, estima que pronto estará disponible para los usuarios particulares y toda la red de asesores e inmobiliarias que han hecho posible que el portal tenga una presencia significativa en Colombia, Costa Rica, Guatemala, Panamá, República Dominicana y Venezuela.

“Este nuevo servicio, que hemos llamado ¡Lo buscamos por ti!, es una solución única en portales inmobiliarios. Los usuarios de Inmobilia.com podrán crear una solicitud de búsqueda, especificando las características de lo que necesita, sea un inmueble residencial o comercial, nuevo o usado, para alquilar o comprar. El sistema SMART que hemos diseñado, conecta esa solicitud con aquellos asesores e inmobiliarias que tengan un perfil de negocios que se pueda relacionar con la solicitud de búsqueda. De esta manera, el asesor ahorra tiempo y esfuerzo, pues solo postula o carga inmuebles que coinciden con aquello que busca un potencial cliente. Ello, consideramos, ampliará las probabilidades de cerrar un negocio más rápidamente. Y al que busca un inmueble, le ahorramos ese tiempo valioso que invertía navegando en distintos portales inmobiliarios, ya que ahora conecta directamente con el asesor inmobiliario que tiene lo que busca”.

Además de la nueva web de Inmobilia.com

En este comienzo de 2020, Inmobilia.con no solo estrenó su nueva web, sino también una alianza institucional con el Grupo CIEC, que tiene por objetivo publicar en el blog de Inmobilia.com, contenidos que hemos producido, enfocados en las necesidades e intereses del mercado inmobiliario comercial.

“La alianza que hemos establecido con el Grupo CIEC nos entusiasma especialmente. Nuestro blog duplicó el número de visitas entre 2018 y 2019, gracias a un arduo trabajo de generación de nuevos y mejores contenidos. Contar con artículos especializados para el segmento comercial, bajo la autoría de una firma consultora en el área, es -sin duda- un gran aporte para todos los asesores que nos siguen y se dedican a este segmento del mercado inmobiliario”, comentó David Quiñones.

La primera entrega de esta alianza fue un artículo dedicado a los aspectos clave para publicar un inmueble comercial. Las próximas publicaciones aparecerán cada dos semanas.

Para todos aquellos que quieran conocer qué es lo que trae la nueva web de Inmobilia.com, la invitación es a registrarse y comenzar a usar sus servicios.

 

BLACK FRIDAY A LO VENEZOLANO

   El venezolano está familiarizado con el Black Friday, lo ha seguido y ha comprado en portales digitales con las conocidas ofertas que éste día ofrece, pero, lo que no habíamos visto antes, era un Black Friday en la propia Venezuela, con lo cual muchas personas se quedaron sorprendidas; y rápidamente comenzaron a formularse varias preguntas, las cuales, esperamos poder responder o al menos, interpretar desde nuestro punto de vista.

 

¿De dónde surgió la idea?

Los comentarios en redes sociales e incluso de conocidos, que hablaban de alguna conspiración desde el gobierno para mantener a la gente ocupada, ¡Falso! La idea surgió de los mismos comerciantes, incluso, una conocida cadena de tiendas de ropa, lanzó publicidad y adecuó sus locales, al menos una semana antes, anunciando la promoción del famoso viernes negro, luego se sumaron otras cadenas de tiendas, hasta que se generalizó, hasta el punto que varios centros comerciales se sumaron a la iniciativa, brindando apoyo logístico y extendiendo los horarios de funcionamiento. En ese sentido debemos resaltar que fue producto de la iniciativa privada, que empieza a tener un poco de libertad después de años de controles, hostigamiento y criminalización del comercio. Esta fue una iniciativa privada y el mérito es únicamente del sector privado.

 

¿Cómo la gente compra ropa si no tiene ni para comer?

Aquí debemos hacer una segmentación del mercado. Según cifras de Ecoanalitica, podemos clasificar al comprador venezolano dentro de tres grupos: Los que ganan dólares (15%), los que se rebuscan y consiguen algunos dólares (35%); y los que viven en bolívares, que no tienen poder de compra, dependiendo enteramente del gobierno (50%). Es precisamente ese último grupo el más vulnerable, son quienes se observan en las noticias, quienes llevan la peor parte en la crisis y son quienes no pudieron salir ese viernes, ni puede comprar el resto del año. La crisis es verdadera y todos los sectores la sienten, pero unos la sienten más que otros, quienes salieron a comprar fueron quienes están del otro lado de la torta, quienes sí tienen acceso a divisas. Notamos incluso, que hubo un sentimiento de aspiración, ya que algunas de las personas que compraron, sintieron que por primera vez en años, podían darse un pequeño lujo al comprar un par de zapatos o una prenda de vestir.

 

¿Consumismo u oportunidad?

Como veníamos analizando, no podemos contar peras con manzanas, mal pudiéramos generalizar y meter todo un país en un mismo saco, quién tiene poder de compra simplemente lo hace, al igual lo hará, aunque excepcionalmente, quién tiene una oportunidad para comprar un bien con descuento. Consideramos que ya la gente que vive el día a día en Venezuela tiene muchos problemas como para agregarle críticas y juicios de valor, sobre todo de personas que viven en el exterior y no entienden qué es lo que sucede en el día a día del venezolano. No se trata de un tema de consumismo o compras de oportunidad, se trata de un mercado que se encuentra en contracción desde hace varios años y apenas tiene algunas luces de bienestar.

 

¿Las ofertas fueron reales?

Como en todo el comercio, hay ofertas que son verdaderas y otras que no, lo importante de ello es recordar que, quién tiene el poder de compra es el comprador, nunca el vendedor, es por ello que el mejor control, es un consumidor informado. En muchos casos las ofertas fueron verdaderas y por ello es que tuvo éxito una jornada que se extendió durante todo el fin de semana.

 

¿Black Friday o Black Weekend?

 Aunque la jornada original es sólo por el viernes, en Venezuela se extendió por todo el fin de semana, eso sí, sin dejar de llamarse “Black Friday”, ni viernes negro, ni Black Weekend.  Incluso, tenemos la anécdota del dueño de una tienda de ropa que colocó un letrero en su vitrina: Black Weekend! Resultado: La gente no entraba. Pasadas unas horas lo cambió por el conocido Blackfriday y las personas empezaron a entrar en masa.

 

¿Se repetirá el próximo año?

No sabemos si esto se repita, lo que sí sabemos es que esto es lo que sucede cuando se permite que el comercio se desenvuelva libremente, el comerciante venezolano que aún mantiene sus puertas abiertas es un héroe en supervivencia; y cómo en todo el mundo, es el mercado el único control eficiente de los precios. Esperemos que el próximo año, el país cuente con un mercado más grande, más competitivo, con mayor libertad y seguridad, para que el poder de compra pueda hacer que el Black Friday sea de todo el que quiera participar, y no solamente de la mitad del país que puede o medio puede.

 

Diciembre 2019

Grupo CIEC

 

LOCURA INMOBILIARIA

Precios de inmuebles suben en un mercado deprimido

¿Qué está pasando? Es una de las primeras preguntas que nos consultan. Ello, en un escenario en el cual los propietarios de inmuebles en Caracas han aumentado los precios, específicamente en los meses junio – julio 2019. La respuesta no es tan simple, en el mercado inmobiliario hay varios factores a considerar, debemos recordar que venimos en un tobogán de 5 años consecutivos de precios a la baja, marcados por un entorno económico, jurídico y político muy desfavorable para las inversiones en el sector.  Fiscalizaciones, control de precios, la criminalización del comercio, inseguridad, emigración e incertidumbre han marcado este periodo, y si bien es cierto que 2019 inició con sorpresas políticas, con lo que se denominó “efecto Guaidó”, la realidad es que Venezuela no ha salido de la crisis, incluso ahora, con un encaje bancario que ha frenado el consumo y restringido aún más los créditos hipotecarios y la construcción, el panorama luce aún peor. Así mismo, debemos recordar que la falta de estadísticas oficiales, hace que tengamos que levantar nuestra propia data la de organizaciones gremiales e inmobiliarias aliadas, en un mercado donde la opacidad y el secretismo predomina, en ese sentido queremos darles la mayor cantidad de información posible, a fin de que cada uno de ustedes, saque sus conclusiones y tome las decisiones que considere pertinentes a sus intereses.

 

Premisa:

Que suba el precio de la Oferta Pública, no significa que suba el precio real de cierre.

Es decir, que un propietario hoy aspire vender su apartamento en Los Palos Grandes por 100.000$, cuando hace 3 meses lo tenía publicado en 60.000, NO QUIERE DECIR que lo vaya a vender en ese precio. De hecho, si no lo vendió en 60.000 es menos probable que lo venda en un mercado que sigue siendo de compradores, con una oferta mucho mayor a la demanda.

 

Factor emocional:

La compra y venta de viviendas conllevan un fuerte factor emocional, y el mercado de viviendas, ocupa el mayor porcentaje de transacciones inmobiliarias, cosa que no sucede en los mercados comercial, empresarial, industrial o turístico, donde los operadores toman sus decisiones basados en estadísticas y en el razonamiento objetivo, fundamentalmente. En este sentido, quienes fueron seducidos por el efecto Guaidó del primer semestre 2019, vuelven a tener esperanzas con la negociación política mediada por Noruega, lo cual sigue siendo un tema frágil que en cualquier momento puede cambiar, ya que se trata de emociones con un alto contenido de subjetividad.

 

La dolarización:

Venezuela está viviendo un proceso de dolarización fáctico y desordenado, que aunado al encaje legal bancario, ha provocado una especie de falsa apreciación del bolívar frente al dólar, lo cual a su vez causa, lo que popularmente han llamado la “inflación en dólares”, haciendo que un producto que antes costaba el equivalente a 2$ hoy pueda costar 4-5$. Ahora bien, este fenómeno, en muchos casos, está llevando a algunos propietarios de inmuebles a pensar que esto aplica a todos los productos, incluidos los bienes inmuebles.

 

Migración interna:

Caracas es una burbuja respecto al interior del país, se puede decir que en todo sentido. Es un hecho notorio que la crisis eléctrica ha golpeado con mayor fuerza al interior, donde los apagones son continuos y prolongados, generando una especie de movimiento migratorio hacia Caracas, lo cual implica más personas en la búsqueda de inmuebles y vehículos. En buena medida es por ello que las inmobiliarias han registrado un aumento en el número de visitas a los inmuebles que tienen en sus carteras.

 

Sanciones:

El hecho de que cada vez sea más larga la lista de sancionados por EEUU y la Unión Europea, puede implicar que estos sancionados, tengan que refugiar su dinero en otros tipos de bienes dentro de Venezuela. Este es un punto oscuro, ya que su ilegalidad no permite ni siquiera analizarlo. Sin embargo, no deja de ser un factor, ya que; aunque este sea un sector muy pequeño de la población, debemos recordar que estamos hablando de un mercado donde los compradores son pocos. En todo caso, quienes hacen carrera profesional en el sector inmobiliario al igual que los vendedores de inmuebles, deben abstenerse de participar en transacciones donde se sospeche del origen de los fondos a percibir, porque podrían estar incurriendo en legitimación de capitales, un delito grave.

 

Criptos:

Venezuela se ha convertido en un paraíso para los mineros de criptomonedas, hay un mercado cada vez más instruido de entusiastas de las cripto, en gran parte jóvenes que han visto en este sector una oportunidad y en buena medida lo han capitalizado. Estas monedas lideradas por Bitcoin, han tenido un gran repunte en su apreciación, entre mayo y julio. Estos jóvenes necesitan vivienda, independizarse de sus padres y muchos de ellos piensan que las ganancias de los últimos meses, les pueden brindar ese hogar deseado.

 

Ningún elemento de fondo:

Todos los elementos enunciados tienen algo en común: Ninguno implica un cambio sustancial en el sector inmobiliario. Todos parecen circunstanciales y de ninguna manera hace ver que se vaya a sostener una recuperación de los precios vistos año tras año, de hecho estimamos que mientras no haya un cambio político, los precios de los inmuebles volverán a caer, incluso por debajo de los promedios de 2018. En definitiva, el mercado sigue siendo de compradores. Nuestra recomendación es tomar decisiones apoyadas con la mayor información posible, sea el caso de que vaya a comprar o vender.

 

Los países no tocan fondo:

Hemos escuchado con mucha preocupación, análisis superficiales del mercado inmobiliario, por agentes del sector, en los que resumen que ya tocamos fondo y solo queda una recuperación del sector. Esta afirmación la calificamos, por decir lo menos, de irresponsable y poco profesional, siempre hay que tener presente lo siguiente: Los países nunca tocan fondo. Quienes hacemos vida en el mundo inmobiliario debemos tener presente que tanto en un mercado de vendedores como de compradores, podemos tener éxito si manejamos nuestra carrera profesional en forma correcta, si entendemos y nos adaptamos a la situación en que se encuentre el mercado y sobre todo si trabajamos pensando en largo plazo

Venezuela sigue estando en crisis, pero ello no quiere decir que todo esté perdido y ya no haya nada que hacer para salvarla, por el contrario, hay mucho por hacer, hay múltiples oportunidades de negocio, nuevos conceptos que se están gestando, nuevas formas de hacer la gestión inmobiliaria. Solo hay que salir a buscar las oportunidades porque muchas veces están al frente de nosotros.

 

Grupo CIEC

Agosto 2019

Centro Comercial Prevenido…

Este 2019 no sólo se presentó como un cambio de año, este primer trimestre  ha generado nuevas expectativas y el sector comercial debe de empezar a prepararse, el sector golpeado y dormido debe de subir la guardia para no despertar de golpe ante la ola que se avecina. No es una mentira que el despertar de la economía no ha ocurrido, y para que ocurra tienen que materializarse varios factores, sin embargo, todo apunta a que el fin de la crisis parece asomarse cada día más, las expectativas inmobiliarias comerciales están creciendo poco a poco y estar preparados es lo mínimo que se requiere.

La fuerte crisis que ha azotado a Venezuela cercó al sector construcción que se redujo a su mínima expresión y las opciones de mercado primario no aparecen en el catálogo a corto plazo, asimismo muchos centros comerciales se han visto a su vez afectados, no sólo en materia de tenants sino también en cuanto y en tanto a su espacio físico, ejemplo de esto lo podemos ver en las múltiples casillas de pago de estacionamiento deterioradas o vacías, falta de bombillos en los pasillos, pisos maltratados, fachadas deterioradas, entre otras, esto, sin contar en la falta de regularización y entendimiento por parte de los administradores con el Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley de Regulación del Arrendamiento Inmobiliario para el Uso Comercial, no presentándose Comité Paritario de Administración de Condominio en un sinfín de centros comerciales por desconocimiento o simplemente falta de iniciativa…

Es el momento para que

las administradoras, juntas de condominio, propietarios, inquilinos, en fin, todos aquellos que hacemos vida en los centros comerciales juntemos iniciativas para la adecuación de los espacios, organizando de tal manera que se pueda tomar la delantera en lo que se viene, pues, aquellos que pudieron solventar y sobrevivir prácticamente inmunes ante la situación se presentarán como mejor opción y aquellos que no se levanten ahora, puede que no logren levantarse después, las oportunidades no suelen volver, los locales de calle se han llevado la atención de los inversionistas y marcas en los últimos años, tomando la delantera, el mejor ejemplo de ello lo tenemos en el Bulevar de Sabana Grande y los cascos históricos de las principales ciudades del país.

¿Cómo hacer para estar preparados?

La respuesta es simple, asesorarse, coordinarse, e iniciar la campaña de refracción, modernización y adecuación, desde este mismo minuto, tan solo veamos el ejemplo de otros países en donde se han presentado aperturas económicas similares, iniciar el cambio en este momento es fundamental para ser los primeros.

 

Grupo CIEC

Marzo 2019

REINGENIANDO ANDAMOS

En  días pasados se aumentó el salario mínimo en un 3.364,2%, este aumento que en cuanto proporción y en tanto al impacto generará un alza de precio en los servicios, además del obvio aumento en la nómina de los condominios dentro de los centros comerciales, dando como resultado un considerable aumento en los gastos comunes a pagar por parte de los locatarios.

La cuantía del aumento ha sido tal que aun cuando solo repercute en el sueldo mínimo, repercutirá prácticamente en toda la nómina con todos los trabajadores, considerando que no eran muchos los trabajadores que ganaban montos superiores a BsS 1.800, lo cual empieza a generar un marco de discusión, preocupación y sobretodo acción.

Ante esta situación muchas empresas, reaccionando nerviosamente, contemplan el cierre, temporal o definitivo, pero en el ámbito de condominios la cosa es distinta, en primer lugar porque un condominio no puede cerrar temporal o definitivamente, tiene que seguir y no puede escapar a la situación, debe reingeniarse.

Sorprende que la reacción de muchos condominios es la de contemplar despidos a los trabajadores, pero ¿qué hacer para sobrellevar lo que se viene? Debemos contemplar que opciones hay múltiples, agresivas y pasivas, pero se deben de tomar en cuenta todos los factores, el hecho de despidos masivos, algo que para un condominio es difícil por la inamovilidad laboral, la opción más llevadera es la de solicitar la renuncia de un trabajador, tenga en cuenta que por más que se negocie termina siendo irrisorio, pues aguantando unos días ya su liquidación se carga con los nuevos pasivos laborales que elevan el monto de una forma tal que no tiene sentido aceptar cualquier negociación posible.

Este entorno hostil nos lleva a plantearnos cuales alternativas podemos ejecutar para evitar una gran carga en los gastos comunes, haciendo referencia especial en los centros comerciales, tomando en cuenta que los comerciantes, ya heridos con ventas bajas, alza de costos, cargarlos con un alza de gastos comunes desproporcionada los deja sin margen de maniobras, sacando cuentas a la ligera los gastos comunes se pueden aproximar a cuatro  o cinco veces más, como mínimo, del ultimo corte, no solo asfixiaría al concepto de gastos comunes ya enfermo y buscando recortes, sino que genera otro azote para un sector ya golpeado.

De esta manera es importante que Administradora, Junta de Condominio y Comité Paritario de Administración de Condominio trabajen como un todo, y en lugar tratar de reducir los gastos del condominio de forma efectiva generen ingresos que neutralicen los gastos, pero ¿Cómo reducimos algo que aumentará y está en constante aumento? La respuesta es simple, no olvidemos nunca que los centros comerciales son entes que deben de estar atentos a los múltiples cambios que afectan a su entorno y funcionamiento, por lo cual buscar las maneras de generar mayores ingresos para el condominio se encuentran dentro de sus múltiples herramientas, como lo son arquitectura comercial, marketing comercial, entre otros, la publicidad es una gran opción para generar ingresos, de tal forma que se deben encontrar nuevos espacios para el uso de la misma, abrirse al ingreso de publicidad de marcas o productos que no pertenezcan al centro comercial, en fin retomar la partida publicitaria, buscar ocupar los espacios disponibles y generar nuevas oportunidades generará ingresos constantes que ayudarán a reducir la facturación de los gastos comunes de forma significativa.

Generar nuevos espacios para rentar en las áreas comunes, es decir, la colocación de kioscos o stands, temporales o permanentes es una fuente de ingresos constantes, esto sin contar las de fuentes de trabajo y optimización de espacios comerciales que produce, estos kioscos o stands al no estar dentro del documento de propiedad horizontal genera un ingreso directo al “condominio”, descargando parte de los gastos en la responsabilidad del pago a los locatarios.

Otra oportunidad de negocio son las áreas del centro comercial como es el caso de los estacionamientos, plazas y otros, establecer eventos dentro de los estacionamientos, más aun teniendo en cuenta que los mismos no se están llenando al pleno actualmente, como por ejemplo un evento de foodtrucks generará ingresos alternativos, ferias de cualquier tipo o exposiciones aumentarán no solo en ingresos sino en visitantes.

En estos tiempos es bueno aplicar una reingeniería en nuestros sistemas de gastos y costos, pero fundamental en nuestros sistemas de ingresos, de lo contrario estamos condenados a sumergirnos en un foso de gastos sin límites, tan solo la meta que involucraría establecer que con la publicidad, el alquiler de espacios y otros generen suficientes ingresos para el pago de nómina se estaría descargando un gran porcentaje de los gastos comunes en beneficio del inmueble, evitando el detenimiento del mismo por faltas de pago o elevadas sumas en la facturación de los gastos comunes, hay que trabajar para mantener el fiel mantenimiento del centro comercial y sus áreas, para no perder visitantes y sobretodo sobrellevar la tormenta, teniendo en cuenta que puede que escampe pronto, evitemos ser arrastrados por la misma.

GRUPO CIEC

AGOSTO 2018

EL PUNTO COMERCIAL ¿De quién es, cuánto cuesta, a quién le vendo?

En el ámbito comercial es común oír conversaciones sobre el punto, a menudo se negocia la venta del punto comercial de un comerciante a otro. No obstante, en medio de estas negociaciones notamos ciertas imprecisiones que tienen los agentes involucrados, a saber: Propietarios, inquilinos y asesores inmobiliarios. En este sentido, el primer elemento que debemos tener claro es de quién es el punto a vender, nos hemos encontrado con propietarios de locales comerciales que consideran que el punto les pertenece por ser dueños del inmueble, mientras que por otra parte está el inquilino que opera un negocio en dicho local comercial. Lo cierto es que el punto comercial trasciende a la propiedad, es un elemento netamente comercial y por ende le pertenece al comerciante, independientemente de que éste sea inquilino o propietario. Lo que ha sucedido en la práctica y puede que de ahí haya derivado la confusión es que los comerciantes negocian el punto comercial a través de un traspaso del contrato de arrendamiento; y esta negociación debe ser aprobada por el propietario, el cual para hacerlo acostumbró a cobrar un porcentaje de dicho traspaso, pero esto no implica bajo ningún concepto que tenga derecho sobre ese punto, por cierto, la costumbre comercial es que dependiendo del punto y las condiciones del mercado los propietarios cobren entre un 10% a 20% del monto final de traspaso, un 30% luce exagerado. Este es un concepto que los asesores inmobiliarios deben tener muy claro, porque son ellos quienes deben guiar a las partes en este proceso que involucra generalmente a tres actores: Inquilino actual, nuevo inquilino y propietario-arrendador.

 Ahora bien, una vez aclarado la pertenencia del punto, debemos calcular su valor. El cálculo del punto comercial suele suponer un dolor de cabeza para el asesor, debido a que su cómputo escapa completamente a los valores referenciales inmobiliarios y para intentar fijarlo se deben considerar en forma conjunta elementos como la conveniencia de la ubicación, el rubro y condiciones, por ejemplo: Un local puede estar ubicado en el corredor peatonal con mayor circulación de personas de la ciudad pero si se encuentra en una mezanine, su valor puede ser igual a cero, mientras que un local pudiera tener muchos metros de fachada y estar en una esquina, pero si está en una zona peligrosa o que simplemente no transiten personas igualmente pudiera tener poco valor. Incluso, hay ocasiones en las cuales un local comercial pudiera tener la ubicación perfecta, buena área, fachada y condiciones específicas excelentes, pero que en el momento del cálculo, el mercado atraviese por una depresión tal que el valor sea muy bajo, ocasiones extremas, en las cuales a veces la mejor recomendación es “no vender” a menos que sea estrictamente necesario. Como podemos observar, hay un conjunto de factores a tomar en cuenta y tienen que considerarse en forma interconectada para tener un cálculo ajustado a la realidad, en el cual será un punto predominante cuánto estén dispuestos a pagar los posibles compradores por el punto comercial que se esté analizando, por supuesto que rige la ley de oferta y demanda; y si decide vender cuando muchos están vendiendo y pocos comprando deberá aceptar la realidad y entender que los números serán inferiores a la aspiración del vendedor, muchas veces la mejor oferta es la primera y en muchos casos, la primera es la única.

 

Hacer el ejercicio anterior no tendría sentido si no se mantuviera la decisión de vender,  la pregunta que sobreviene es: ¿A quién le vendo? De nuevo supone un esfuerzo mayor a la venta inmobiliaria, ya que el comerciante no suele buscar locales por portales web ni medios inmobiliarios, por  lo cual la publicación se vuelve ineficiente, además que pudiera ser una causa de malestar en sus propios empleados quienes si pudieran ver que el local se está traspasando, en ese sentido la mayor parte de las ventas de puntos comerciales suelen negociarse en forma privada, donde la discreción y el secreto profesional valen oro, se requiere un vasto conocimiento del mercado para promover un negocio en específico a candidatos que tengan dentro de su plan de expansión un punto como ese. Un punto clave para una negociación efectiva es la profesionalidad de los actores, ello implica el conocimiento del mercado, de los procesos legales y administrativos; eficiencia y honradez.

En definitiva, entendiendo las particularidades del punto comercial aumentaremos las posibilidades de obtener mejores resultados, aquí el punto es que no se puede analizar un sólo punto, todo debe ser analizado en forma conjunta e interdependiente. Tener claro los conceptos es el mejor inicio, luego, aplicarlos es todo un reto. Al final lo importante es tener una negociación fluida y obtener las mejores condiciones posibles.

 

GRUPO CIEC

Mayo 2018

 

LO QUE DICIEMBRE SE LLEVÓ

Pasó diciembre con una de las crisis económicas de las más grandes conocidas en nuestro país y esperando un año cuyo horizonte pinta aun más dureza para los comerciantes y ciudadanos. Ha llegado el momento de hacer memoria y cuenta de lo que nos dejó el último mes del año, obviando las ventas, tenemos:

Un nuevo ataque por parte de los organismos gubernamentales a comerciantes donde la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (SUNDDE) obligo a realizar la denominada “oferta SUNDDE” de hasta un 50% sobre el precio establecido por el establecimiento comercial. Es lamentable, pero esto ya no sorprende a nadie, ya se pierde la cuenta de cuantos años consecutivos en la época decembrina se realizan esta clase de “operativos”, ¿Cuál fue la diferencia este año? Los comerciantes decidieron cerrar las santa marías y cual aquel diciembre de 2002, en algunos sectores del país, no abrieron establecimientos comerciales, el supuesto mejor mes de ventas del año y los comerciantes de vacaciones….; es menester señalar que en este momentos los comerciantes deben buscar unirse más que nunca, el ataque fue básicamente realizado a locales a pie de calle, los establecimientos en los centros comerciales permanecieron prácticamente intactos, en la unión esta la fuerza y quizás, también, la negociación.

Ahora bien, como en el cuento de la pulga y el piojo “si no es por el descuento es por el dinero”, no bastando lo anterior se atacó a los comerciantes por manejar o poseer cantidades de dinero en efectivo llegando a decomisar en un solo día, en una sola ciudad una cantidad que abarca los Bs. 13.604.000, en 200 comercios, por decir uno de los operativos, abriendo expedientes penales y básicamente quitándole los recursos producidos por los establecimientos comerciales, pues es de suponer que una charcutería, panadería, abasto, entre otros, no se robaron ese dinero y que los consumidores pagan en efectivo, luce simplemente  que debemos suponer que los comerciantes son criminales, este tipo de actos no son otra cosa que una criminalización sistemática del comercio, resulta ser que el comerciante por el hecho de realizar actos de comercio es un delincuente y le pueden realizar aperturas de expedientes penales por el simple hecho de hacer su trabajo, una situación muy grave pues destruye al comerciante y, por ende, al comercio.

Para hacer el cuento largo corto, cerramos con el Bono del “Niño Jesús”, que no solamente le van a pagar un mes después a los establecimientos comerciales sino que todos los días le modifican y crean nuevos pasos, lo último tienen que afiliarse a Valeven para poder canjear el bono en Bolívares, esto sin sumar aquella mercancía que fue “transada” (porque decir “vendida” suena temerario) bajo estos términos probablemente no pueda ser repuesta en buen término por las condiciones impuestas, dejando a los comercios sin mercancía y sin dinero.

Al final de la época decembrina parece que solo nos deja quejas y problemas, nuevamente se ha atacado al comerciante que pretende aguantar de alguna u otra forma esta difícil situación, todo termina pareciendo una guerra donde el comerciante es el tirano y el enemigo a batir, no queda otra que esperar que este 2018 mejore la situación, para el resurgimiento del comercio en el país, buscar aliados será fundamental y prepararse para el próximo diciembre. Conservando la mente siempre en positivo esperemos que los cambios en materia económica para este entrante 2018 sean los adecuados, permitiendo que todos los sectores se activen en pleno, nutriendo y satisfaciendo las condiciones del mercado, al final del día solo queda preguntarnos ¿debemos seguir apostando a pesar del hostigamiento o debemos retirarnos cuando podemos estar cercanos a una transición?

GRUPO CIEC

ENERO